chupón bioelectrónico bebés

Con el objetivo de monitorear la salud de los bebés de manera no invasiva, se creó un chupón bioelectrónico

Una de las grandes preocupaciones de los padres cuando tienen un bebé es poder monitorear su salud sin ser invasivos con el pequeño. Es por ello por lo que se creó un chupón bioelectrónico que puede alertar si hay algún problema con el recién nacido.

Un equipo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Computación de la Universidad Estatal de Washington (Estados Unidos) fue el encargado de desarrollar este dispositivo inalámbrico que es capaz de monitorizar el estado de la sangre de los bebés en las Unidades de Cuidados Intensivos para Recién Nacidos.

El chupón bioelectrónico puede controlar los electrolitos salivales de los bebés aso como medir sus niveles de sodio y potasio en tiempo real.

De esta manera se podrá tener un control de estos datos sin la necesidad de recurrir a otros procedimientos más invasivos como la extracción de sangre.

bebe chupón bioelectrónico

Sus creadores habían desarrollado el chupón bioelectrónico para estar una atención extra a los bebés prematuros o que presentan otros problemas en su salud.

“Sabemos que los bebés prematuros tienen más posibilidades de sobrevivir si reciben una atención de alta calidad en el primer mes de vida. Este dispositivo es una forma no invasiva de conseguirlo”

El autor del proyecto, Jong-Hoon Kim, explicó que el principal beneficio de este equipo es que se eliminaría algunos de los cables que habitualmente rodean a los bebés recién nacidos en las unidades de cuidados intensivos.

«A menudo vemos imágenes donde los bebés están conectados a un montón de cables para controlar sus condiciones de salud, como la frecuencia cardíaca la respiratoria, la temperatura corporal y la presión arterial. Queremos deshacernos de esos cables»

Otra de las ventajas es que se podría obtener de información certera sin recurrir a procedimientos que suelen ser muy dolorosos para los recién nacidos.

¿Cómo funciona este dispositivo?

Este chupón bioelectrónico va tomando muestras de la saliva del bebé a través de canales de microfluidos. Siempre que el bebé lo tenga en la boca, el dispositivo es capaz de recopilar información de manera autónoma sin un sistema extra.

También cuenta con una serie de sensores que miden las concentraciones de iones de sodio y potasio en la saliva de los bebés.

chupón bioelectrónico

Una vez que cuenta con estos datos los trasmite vía Bluetooth a otro dispositivo. De esta manera los médicos podrán tener acceso a la información sin usar métodos más invasivos.

Los creadores del chupón bioelectrónico se encuentra trabajando para conseguir componentes más asequibles y que se puedan reciclar.

Los investigadores esperan crear equipos más grandes para que los puedan ocupar pacientes de mayor edad y no solo los recién nacidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.